Arquitectura tradicional vasca: el caserío

946 31 51 89
Arquitectura tradicional vasca: el caserío

Muchos son los que ante una obra nueva en Bilbao optan por un estilo tradicional en sus diseños. Dentro de la arquitectura vasca, destaca el tradicional caserío rural por su belleza. Si estás interesado en este tipo de construcción, en esta entrada es el protagonista.

Con una historia de 500 años a sus espaldas hasta su configuración final, los caseríos son una construcción típica del País Vasco. Cuentan con paralelismos en las casonas asturianas y pazos gallegos, ya que tenían que enfrentarse a un mismo dilema: cómo concentrar en un mismo edificio el hogar, el establo y el almacén.

Estas casas de grandes dimensiones aparecen dispersas en el paisaje y suelen tener aparejados unos terrenos, cuya explotación ofrecía autosuficiencia a sus inquilinos, lo que no debe ser obstáculo para una obra nueva en Bilbao.

El material preferente para su construcción es la piedra, generalmente local, y la madera. Su tamaño podía llegar a los 1000 metros cuadrados ya que debían albergar a la familia, sus animales y enseres. De esta manera, el ganado y el almacén se disponían en la planta baja y la superior se dejaba para las habitaciones de la familia.

Dentro de su aspecto económico, los caseríos representaban una unidad independiente y aislada con sus cultivos. Rara vez aparecen varios juntos, salvo en cruces de caminos o cerca de una iglesia.

Una curiosidad es que estas casas eran heredadas por el primogénito de la familia, lo que, en la Edad Moderna, alimentaba los flujos migratorios hacia América. No era raro tampoco que los hijos sin herencia de familias adineradas iniciaran una forzosa carrera religiosa o militar.

En la actualidad, los caseríos son un edificio muy apreciado por aquellos que gustan del turismo rural y la historia. Desde Aurrekoetxea Pujana, A. te invitamos a contactarnos, somos profesionales de la arquitectura.

haz clic para copiar mailmail copiado